Viernes, 25 de Abril de 2014

6791 testimonios en la web

Menú Principal


La televisión de hucha

Es probable que no puedas ver el vídeo porque tienes el Javascript desactivado o una versión antigua de Macromedia Flash Player.

Comprueba que tienes el Javascript activado o el Flash Player más reciente.


Si quieres, lo puedes obtener clicando: Flash Player más reciente.

Si no quieres descargarte el Flash, clica en el link “Vídeo en pantalla completa” para verlo en formato Windows Media.

Total 0/5 0 votos

Enviar

Antiguamente, una televisión costaba entre 15.000 y 20.000 pesetas.

Antiguamente, una televisión costaba entre 15.000 y 20.000 pesetas.
  • Nombre:
    Juana Sánchez Juárez
  • Origen:
    Reolid (Albacete)
  • Idioma:
    Espaÿ±ol

Cerrar

Juana se compró una tele que funcionaba con una hucha. Tenía que introducir monedas para que funcionara. 5 pesetas era una hora de televisión. Veían películas como “Fray Escoba”. Los fines de semana se reunían la familia para verla. Recuerda que la televisión le costó entre 15. 000 y 20.000 pesetas.

Cerrar

Si quiere incluir este vídeo en su página web, weblog o vídeoblog puede utilizar este código:

<embed width="466" height="285" flashvars="base_url=http://www.archivodelaexperiencia.es/swf/&media_content=http://www.archivodelaexperiencia.es/embed_1365421_get.html" wmode="transparent" allowfullscreen="true" quality="high" bgcolor="#FFFFFF" name="mediaviewer" id="mediaviewer" style="" src="http://www.archivodelaexperiencia.es/swf/tv466.swf" type="application/x-shockwave-flash" />

Formulario de envío

Cerrar

Formulario de envío del vídeo
Remitente

Destinatario

Testimonios relacionados

Francesc y la televisión del bar
Francesc y la televisión del bar

Francesc nos cuenta que la primera vez que vio un televisor fue hace 50 años en casa de sus tíos. Recuerda que sólo había un canal y era en blanco y negro. Cuando conoció a su mujer, solían ir a un bar los sábados a ver la televisión. Más tarde, con hijos, compraron un televisor para su casa. Nos comenta que también solían ir al cine, donde veían el NO-DO, el noticiario franquista en el que se hablaba de las salidas de Franco y de toros. Nunca se informaba de política y tampoco estaba permitido hablar.

Ver más

La televisión, del escaparate al bar
La televisión, del escaparate al bar

Carme nos explica alguno de sus recuerdos sobre la llegada de la televisión en España. Cuando tenía poco más de 13 años, una tienda de electrodomésticos del barrio puso un televisor en el escaparate. Aquel aparato causó furor entre los vecinos, que se amontonaban frente al cristal para ver qué apariencia tenía el nuevo invento. Pero la auténtica visión de negocio la tuvo el amo de un bar, que decidió comprar un televisor. Con la excusa de ver la tele, los vecinos empezaron a frecuentar más el local reuniéndose frente a la pantalla para ver los programas de moda. Carme recuerda la serie "Bonanza", las inauguraciones de los pantanos de Franco, la retransmisión de la boda de Fabiola de Mora y Aragón con Balduino de Bélgica y el programa “Escala en Hi-fi”, uno de sus preferidos. Entre las caras conocidas, Carme aún guarda en su memoria el trabajo de presentadores y artistas como Soler Serrano, Laura Valenzuela, Matías Prats y Luis Varela.

Ver más

La tele, el cine y las varietés de Carolina
La tele, el cine y las varietés de Carolina

Cuando se casó, Carolina se trasladó a casa de su suegra y vivió con ella durante 25 años. Tal y como nos cuenta, en aquella época no tenían televisor y bajaban a casa de los vecinos o iban al bar a ver las series y los programas más conocidos. En su relato, Carolina recuerda a Jesús Álvarez, Joaquín Prats y Toni Leblanc como algunos de los personajes más conocidos de aquel entonces. A Carolina también le gustaba el cine, el nodo y las varietés. Por eso, en su relato recuerda los nombres de las novelas, los programas y los artistas que más le gustaban.

Ver más

La grandeza del primer televisor
La grandeza del primer televisor

A finales de los años 50, Susanna y su familia no tenían televisior en casa. Cuando hacían algún programa interesante, la casa de algún vecino o el bar eran los lugares de reunión preferidos por todos. En su relato, Susanna recuerda la alegría y la expectación que sintió cuando compraron la primera tele en su casa. La caja y el aparato eran tan grandes que tuvieron que hasta tuvieron que desmontar un armario del pasillo. Aquella primera tarde emitían la serie Perry Maison y, como veían la imagen pero no funcionaba el sonido, jugaron a doblar la voz de los personajes. Hoy en día, todo ha cambiado: las familias tienen más de un televisor en casa y ya no se reúnen todos para divertirse juntos frente a la pantalla.

Ver más

Paula siempre ha recordado con nostalgia su pueblo natal
Paula siempre ha recordado con nostalgia su pueblo natal

Paula vive desde hace muchos años en Barcelona, aunque siempre ha tenido presente el recuerdo de su pueblo. En su tierra, durante la Navidad, alquilaba un bodegón con un grupo de amigas, bailaba durante toda la noche y hacía ganchillo mientras escuchaba las novelas de la radio. En verano, solía ir al cine que organizaba el sacerdote. Cuando llegó la tele, recuerda que se juntaba para verla en el casino del pueblo.

Ver más


2014 Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons