Viernes, 28 de Noviembre de 2014

6791 testimonios en la web

Menú Principal


¿Cómo utilizar nuestro buscador?

El Archivo de la Experiencia contiene gran cantidad de información. Puede acceder a ella a partir de los cuatro buscadores que encontrará a continuación: buscador por palabras, buscador cronológico, buscador vital y buscador por temas.

Resultados del buscador: archivo de la experiencia (112 Archivos)

Testimonio

Josep izaba la bandera cada día

Josep izaba la bandera cada día

A los cuatro años, Josep fue a la escuela nacional. Al cabo de un año, cambió de recinto y fue a un colegio religioso. Recuerda que izaban cada día la bandera y cantaban cara al sol. Nos cuenta las actividades que hacía en las aulas. A pesar de vivir bajo una dictadura, Josep no se cuestionaba ni extrañaba de los métodos franquistas ya que no se solía hablar porque la gente tenía miedo a represalias.

Testimonio

Maria, maestra durante el franquismo

Maria, maestra durante el franquismo

María era la maestra del pueblo de Pals. Recuerda que durante el franquismo las clases eran en castellano, aunque cuando se enfadaba se le escapaba el catalán. Una de las asignaturas obligatorias era “Formación del espíritu nacional”. Consistía en explicar la historia de España desde el punto de vista del vencedor, alabando las acciones falangistas y anulando las republicanas. Así, María contaba la Guerra Civil desde el punto de vista franquista. Además, enseñar religión era obligatorio y se rezaba cada día antes y después de las clases. En las aulas había el retrato de Franco y un Cristo y los alumnos, antes de entrar en clase, cantaban el Cara el Sol. Nos comenta que la enseñanza estaba muy controlada y los inspectores revisaban que los maestros ejercieran bien su función según las reglas de la dictadura. María añade que en Cataluña, toda la historia, literatura y gramática catalana estaban rotundamente prohibidas y que al finalizar el régimen franquista, los maestros catalanes tuvieron que aprender para retomar las asignaturas de cultura y lengua catalana.

Testimonio

Estrella y el estraperlo

Estrella y el estraperlo

Estrella nos habla de algunas cosas que recuerda de su infancia. Por ejemplo, se acuerda mucho de una mujer llamada Manuela que tenía una tienda de alimentos y practicaba el estraperlo para ganar algo de dinero extra. También nos comenta que, en la estación de Sants, mucha gente se situaba debajo del túnel por el que pasaba el tren para coger los sacos que tiraban los estraperlistas. En su relato, Estrella nos habla también de la época en la que iba al colegio de monjas, a las que recuerda muy estrictas. Incluso le prohibían jugar a pelota e ir en bicicleta para que no se lastimara las rodillas y así pudiera arrodillarse en la misa.

Testimonio

Los castigos que sufrió Josefa

Los castigos que sufrió Josefa

Josefa pasó una infancia muy dura interna en un colegio de monjas. Las hermanas solían maltratar y castigar duramente a las niñas a la mínima ocasión. Recuerda que uno de los castigos era encerrarlas en el sótano, que estaba lleno de ratas, y dejarlas allí durante horas.

Testimonio

La infancia de Ramona

La infancia de Ramona

Durante su época estudiantil, Ramona recibió una educación religiosa en un colegio de monjas. De aquella época recuerda que llevaban a todas las alumnas hasta el Castell del Remei, un ugar se producía champán, vino y un licor de manzanilla.

Testimonio

“Cuando nos veamos en el cole, como si no nos conociéramos”

“Cuando nos veamos en el cole, como si no nos conociéramos”

Cuando era pequeña, Joana fue a una escuela del ayuntamiento llamada Doña Paz. Más tarde, pudo entrar en las Escolapias, un centro en el que separaban a las alumnas en dos grupos: las ricas y las pobres. Aunque Joana pertenecía a la clase humilde, tenía una amiga del barrio que iba a la clase de las ricas. Al verlas hablar juntas, un día castigaron a la amiga. En su relato, Joana también explica los empleos que ha tenido desde que empezó a trabajar a los 14 años.

Testimonio

Maria Carmen y su educación en una escuela de monjas

Maria Carmen y su educación en una escuela de monjas

A pesar de tener una infancia muy feliz, Maria Carmen nos cuenta la mala experiencia que supuso para ella ser educada en un colegio de monjas. Según nos cuenta, las profesoras trataban a las alumnas de manera muy irrespetuosa y nunca se preocuparon por ellas. Además, les inculcaban una serie de valores del todo retrógrados y anticuados, algo de lo que Maria Carmen se ha dado cuenta con el paso de los años.

Testimonio

“Mi infancia fue maravillosa”

“Mi infancia fue maravillosa”

Caridad nació en Cartagena durante la Guerra Civil Española, sólo guarda buenos recuerdos de su infancia, nunca pasaron hambre, según ella, porque su padre era muy trabajador. Fue a un colegio de Cartagena de monjas Carmelitas hasta los 12 años, Caridad recuerda que compartía clase sólo con chicas. Además, comenta que se lo pasaba muy bien y que hacían labores pero, reconoce que la enseñanza no era tan buena como la de ahora.

Testimonio

Comedor para las ricas y fiambrera para las pobres

Comedor para las ricas y fiambrera para las pobres

El relato de Manuela ayuda a conocer el tipo de educación que recibían las alumnas de ciertos colegios de monjas durante los años 40. En su caso, tras llegar a Barcelona en el año 1946, Manuela asistió al colegio Sagrado Corazón, un centro del que no guarda muy buen recuerdo. Según ella, las monjas predicaban valores y formas de conducta que ellas no aplicaban. En la escuela, existían alumnas de dos categorías: las ricas y las pobres. Las primeras llevaban uniforme, comían caliente y entraban a la iglesia por el altar mayor. Pero Manuela, que pertenecía a la clase humilde, comía en una fiambrera, vestía diferente y recibía un trato peor por parte de las monjas.

Testimonio

Las escuelas de Maria Antònia y Antoni

Las escuelas de Maria Antònia y Antoni

En este relato, Maria Antònia y Antoni explican cómo eran sus escuelas. Ella fue a un colegio de religiosas, en el municipio de Sant Joan de les Abadesses. Allí hablaban siempre en catalán y un día a la semana tenían clases de esta lengua. Aunque desconoce el motivo, un día, de repente, dejaron de hacer esta materia, pero cómo su maestra apenas sabía castellano, siguieron haciendo todas las asignaturas en la lengua propia de la región. En cambio, Antoni fue a La Salle del barrio barcelonés de Gràcia, allí a los sacerdotes siempre se les tenía que hablar en castellano. Según Antoni, hay muchas diferencias entre sus escuelas y las actuales, antes había mucha represión y miedo.


2014 Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons